Etiquetas

, , , , ,

Uno de los aspectos en los que actualmente prácticamente todo el mundo está de acuerdo  es en distinguir dentro del Cloud Computing 3 niveles de servicio (o, según la fuente literaria, “modelos de servicio”) que puede prestar el proveedor del Cloud Computing (aunque algunos añaden, como otro  día comentaremos, otros niveles de servicio como el CaaS, etc.) y que se diferencian entre sí fundamentalmente por el grado de visión, control (y preocupación) al que el usuario del servicio tiene acceso: aplicaciones (SaaS), plataformas (PaaS) e infraestructuras (IaaS). Cada segmento tiene un propósito diferente y ofrece diferentes productos para empresas y particulares.

  • IaaS: Cloud Infrastructure as a Service provee acceso a grupos de recursos hardware virtualizados, incluyendo máquinas, almacenamiento y redes. Con IaaS los clientes renuncian a usar sus propios equipos físicos, sino que usan los recursos virtuales que le proporciona el Proveedor de Servicios Cloud y sobre dichas infraestructuras el cliente es responsable de la instalación, mantenimiento, y ejecución de su propia pila (stack) de aplicaciones. Es decir, el cliente no gestiona ni controla la infraestructura subyacente (servidores, SAN, routers, switches, etc.), pero tiene control sobre los sistemas operativos, política de almacenamiento, aplicaciones desplegadas y posiblemente un control limitado sobre algunos (pocos y concretos) componentes de red (típicamente, por ejemplo, los firewall o los antispam).

Ejemplos comerciales de IaaS: Amazon Web Services (AWS EC2, AWS S3), Rackspace Cloud, GoGrid, etc.

  • PaaS: Cloud Plataform as a Service provee acceso a un entorno de programación y ejecución que se sustenta sobre una infraestructura escalable de componentes hardware y de middleware, sobre la que el cliente no tiene ningún conocimiento ni control. Con PaaS los clientes desarrollan y ejecutan sus propias aplicaciones sobre un entorno ajeno al cliente ofrecido por el proveedor del servicio. Es decir, el cliente no gestiona ni controla la infraestructura (ni servidores, ni sistemas operativos, ni almacenamiento, ni ningún tipo de elementos de red o seguridad, etc.), pero tiene control de las aplicaciones desplegadas y de la configuración del entorno de ejecución de las mismas (BB.DD. y otro middelware).

Ejemplos comerciales de PaaS: Google App Engine, Force.com (de SalesForce), Microsoft Azzure Services, etc.

  • SaaS: Cloud Software as a Service provee acceso a una colección de programas de aplicación. Los proveedores SaaS ofrecen a los usuarios acceso a un conjunto de aplicaciones específicas que son ejecutadas en las infraestructuras del proveedor y controladas por él. En muchas ocasiones también se le denomina “software bajo demanda” (dependiendo de la forma de pago). Es decir, el cliente no tiene acceso ni control a la Plataforma subyacente ni siquiera, en general, de las capacidades y funcionalidades de la aplicación con la única posible excepción de poder modificar aquellos parámetros de configuración de la aplicación destinados de forma específica para el usuario y su personalización.

Ejemplos comerciales de SaaS: WebMail (gmail, yahoo, etc.), SalesForce, Google Docs, Office 365, etc.

El siguiente esquema pretende aclarar las ideas anteriores, enfatizando en su lado izquierdo en la estructura de como unos servicios se construyen sobre los otros, y en su parte derecha dejando claro el nivel de servicio, es decir hasta donde alcanzan los trabajos y responsabilidades del Proveedor de Servicios Coud en cada uno de los 3 modelos (niveles) de servicio:

Niveles de Servicio (o Modelos de Servicio) en Cloud Computing

Niveles (o Modelos) de Servicio en Cloud Computing

En los próximos días profundizaremos con más detalle en cada uno de estos modelos de servicios, viendo a qué tipo de clientes va dirigido y analizando en qué casos tiene sentido su adopción y en cuáles no.