Etiquetas

, , ,

Si ayer, de una forma simplista, comentaba que para un usuario final (un ciudadano de la calle) el Cloud Computing se ve principalmente como un servicio que le permite usar aplicaciones en la red (lo que tecnológicamente denominamos SaaS o Software as a Service), hoy en el mismo tono simplificador quiero analizar como ve un departamento TIC de una empresa los “servicios Cloud”.

La casuística es amplia, porque ellos pueden ser tanto usuarios de esos servicios Cloud proporcionados por otra empresa (habitual en empresas más pequeñas), como pueden ser proveedores de esos servicios a otros departamentos o áreas de su propia empresa (en organizaciones de cierto tamaño), como pueden ser proveedores de esos servicios a terceros, como una combinación de varias o todas las posiblilidades anteriores.

De nuevo para simplificar el problema diremos que en gran medida los servicios que en este caso aparecen son del tipo IaaS (Infrastructures as a Service), y por citar algún ejemplo, empresas como dropbox o sugarsync usan servicios IaaS de terceros para dar,  a suvez, servicios personalizados de copias sincronizadas de ficheros en red, o como el caso de Hoffman que ofrece el servicio de elaborar tu propio albún de fotos personalizado que ellos imprimen y te envían a casa: es decir son empresas que ofrecen servicios SaaS a usuarios finales y que ellas no adquieren infraestructuras propias (más allá de las estrictamente necesarias) sino que las contrata a proveedores de servicios Cloud del tipo IaaS como Amazon, Rackspace, force.com, o Tissat. Dejo,  momento para otro día, los motivos por lo que practican este modelo (aunque todos ellos se resumen en uno: es el que mejor se acopla a su modelo de negocio).

De nuevo un hecho diferencial en este modelo de servicios es que los recursos IaaS que el proveedor de servicios Cloud oferta son en modo compartido (“multi-tenancy”) y su provisión es en modo auto-servicio y bajo demanda del usuario, quien solo paga por el uso que hace de los mismos (“pay as you go”).

Desde este punto de vista, se está completando o cerrando un círculo iniciado en los primeros tiempos de las tecnologías cliente-servidor, y que se resume en la siguiente figura:

Ciclo de Evolución de las TIC desde el punto de vista de Cloud Computing

Ciclo de Evolución de las TIC desde el punto de vista de Cloud Computing

Si empezamos el recorrido por el cuadrante superior izquierdo; vemos que cuando emergieron las tecnologías cliente-servidor, las diferentes líneas de negocio o áreas organizacionales de una empresa “se procuraban sus propios servidores” (autoservicio) para satisfacer sus necesidades con recursos dedicados y propios: una etapa a la que podemos denominar “IT de nicho”.

Los problemas derivados de este modelo “desorganizado” condujeron (a partir de los 90) a un modelo más controlado de provisión y, sobre todo, gestión de estas infraestructuras que, siendo aún dedicadas, sin embargo hizo posible políticas centralizadas de gestión de dicho activos, de procesos y de seguridad: una etapa que se ha denominado de “Infraestructuras Gestionadas” (cuandrante inferior izquierdo).

En los años recientes, con la adopción de la tecnologías de virtualización, esta aproximación ha transitado hacia una etapa donde las infraestructuras ya no son dedicadas, sino compartidas, es decir, las mismas alojan (hospedan, o alquilan, por proximidad al término inglés usado ampliamente en la literatura para este modelo: “tenancy”) aplicaciones y servicios IT de distintos departamentos, áreas o clientes, pero donde la provisión de las mismas sigue siendo centralizada y controlada por el Departamento IT (quien recibe las peticiones y realiza la provisión necesaria): a esta etapa se la ha denominado de “Infraestructuras Virtualizadas” (cuadrante inferior derecho).

El ciclo se completa con el paradigma del Cloud Computing (cuadrante superior derecho) que sobre unas infraestructuras compartidas (multi-tenancy) permite que cada departamento o cliente se autoprovisione, es decir, se agiliza y facilita la provisión de servicios e infraestructuras IT al consumidor de las mismas (cliente o departamento) pero sobre activos compartidos.